27 de diciembre de 2016. Escrito por Detalles. Estás en Blog: Te interesará

Comparte esta entrada

Cuando tu regalo gusta o conmueve a la persona que lo recibe, cuando sabes que has acertado, la sensación puede ser mucho más placentera que cuando eres tú el destinatario. Además, un regalo dice mucho de ti, de tu forma de ser, de la relación que te une a la persona que lo recibe y de lo que realmente sientes por ella. Por eso es tan importante que dediques algo de tiempo a pensar cuál puede ser el regalo apropiado para esa persona, que le transmita amistad, cariño, gratitud, felicitación…

Son varias las cuestiones que debes tener claras a la hora de elegir un regalo. Dedícales unos minutos y tu presente siempre será apropiado y dejará entrever el interés que has puesto para satisfacer a la persona.

  1. Piensa en el destinatario de tu regalo

Hay personas que, a la hora de regalar, creen que cualquier cosa que a ellos les guste tiene que gustar también a los demás. Fíjate cuántas páginas web hay ahora mismo que utilizan como reclamo el poder deshacerte de esos regalos espantosos que te han hecho en Navidades. Seguro que en más de una ocasión te has sentido decepcionado por los regalos que te han hecho y te has preguntado cómo es posible que pensaran que te podía gustar algo así. Si no quieres que los demás piensen eso de ti, antes de salir a comprar el regalo, responde a las preguntas que te hacemos en “Qué regalar: el destinatario de tu regalo, lo más importante” [pincha aquí].

  1. Ten claro tu presupuesto

Nunca debes lanzarte a la búsqueda de un regalo sin saber cuánto puedes y te quieres gastar. Dependiendo de la persona y de la ocasión, tu presupuesto puede variar mucho, pero procura siempre corresponder sin pasarte demasiado, pues a veces ser generosos en exceso solo crea un compromiso incómodo en quien recibe tu regalo.

  1. Valora lo importante: regalos originales, personalizados, sorprendentes… y de calidad

Huye en lo posible de lo aparente, a no ser que el perfil de tu destinatario te aconseje lo contrario. Lo de “burro grande, ande o no ande” no suele funcionar, pero tampoco es cierto que debas optar por lo más caro. Por ejemplo, la joyería en plata es una excelente alternativa al oro, al ser mucho más económica pero también mucho más actual y versátil, con diseños innovadores y diferentes. Y no tienes por qué elegir la pieza más grande y cara: lo mismo la persona que va a recibir tu regalo prefiere algo cómodo y discreto para usar a diario. Eso sí, seguro que prefiere un regalo original y de calidad, calidad tanto de los materiales (una cosa es plata de ley y otra muy distinta el bañado en plata, por ejemplo) como del diseño y trabajo de la pieza, y para eso el mejor consejo es que acudas a profesionales de confianza cuya trayectoria sea la principal garantía de que el objeto es de calidad y de que van a responder si hubiera algún problema.

Hay personas a las que les gusta exhibir la marca de la ropa, del bolso o de la joya que lleva, como señal de prestigio social y de poder adquisitivo alto; las marcas famosas cuestan más por el mero hecho de ser conocidas. Otras, en cambio, prefieren la calidad y la exclusividad de sus diseños, lo cual también se paga, pero mucho menos que la marca. Alguna vez te habrás preguntado, incluso con enojo, por qué existe una llamativa diferencia de precio entre dos piezas de apariencia similar; eso sí, por alguna razón desconocida, siempre te gusta la más cara… Eso es porque en su precio estás pagando el diseño artesanal, que la otra puede estar copiando burdamente, los materiales garantizados y la perfección en los acabados: así, no es lo mismo una joya de plata de ley terminada a mano y con un buen engarce de sus piedras que otra en la que se aprecien los bordes del molde empleado y con cristales teñidos y pegados al metal.

  1. La presentación es fundamental

La primera impresión que cause el regalo es muy importante y predispone al receptor, por eso es una lástima que ese objeto de calidad que has elegido con tanto cuidado se presente en un envoltorio que lo desmerece por completo, ¡y no digamos con la etiqueta del precio! De manera inversa, un regalo sencillo y económico ganará mucho si se presenta en un estuche y con un bonito envoltorio. La elección del papel, la rectitud de los pliegues, el disimulo de la cinta o celo para pegar los dobleces o el empleo de un vistoso lazo no convencional son detalles que no pasan desapercibidos, y aunque no sepas exactamente por qué, siempre preferirás el regalo bien envuelto.

El personal de un comercio especializado tiene que saber envolver con esmero para realzar la belleza de su mercancía, y si no, próximamente te enseñaremos la técnica para saber hacer un buen paquete. Estate al tanto.

  1. Da la oportunidad de cambiarlo

Ya tienes el regalo perfecto con la presentación perfecta, pero resulta que la persona ya lo tiene… O, aunque no sea lo más frecuente, a pesar de todo lo que te has esforzado en acertar, resulta que no lo has logrado… No te desanimes y dale siempre la oportunidad de cambiarlo. Es un gesto que demuestra generosidad y confianza, y que el destinatario te agradecerá. Para evitar la violencia de entregarle el ticket de compra original, en el que figura el precio (recuerda que el comercio está obligado a facilitártelo), solicita en el momento de la compra un “ticket-regalo”. Eso sí, fíjate en el plazo de devolución que da el comercio y recuerda que el producto ha de estar en perfecto estado y sin haber sido usado.

  1. Y si no…, déjate asesorar

Si no tienes las ideas claras, no crees conocer lo suficiente al destinatario de tu regalo o no dispones de tiempo, déjate asesorar por profesionales. En Detalles llevamos 35 años haciéndolo y es algo que nuestros clientes valoran muy positivamente. Ven y te ayudaremos con sumo  gusto a encontrar el mejor regalo, ya sea para la casa o algo personal. Con la información que nos proporciones, te ofreceremos varias opciones entre las que elegir.  Y si aun así no te decides, siempre podrás comprar una tarjeta-regalo por el importe que desees. Tienes muchos y preciosos modelos entre los que elegir [pincha aquí].

Te esperamos en nuestra tienda de Alcalá de Henares (Madrid), en la calle Carmen Calzado 4, y si no puedes pasarte, visita nuestra web (plateriadetalles.com), escríbenos un correo o llámanos por teléfono (918803410) y te mandaremos fotos para facilitarte la elección. Y si lo deseas, añade una preciosa tarjeta con el texto que quieras.

El placer de regalar

En resumen, para elegir el mejor regalo y disfrutar tanto o más que quien lo recibe: 1. ten en cuenta cómo es tu destinatario y sus gustos; 2. márcate un presupuesto aproximado; 3. piensa en qué cosas valora esa persona de verdad (diseño, artesanía, vanguardia, marcas, exclusividad…); 4. asegúrate de que el envoltorio es espectacular; 5. ofrece la posibilidad de cambiarlo; 6. y ante la duda, acude a profesionales de confianza y déjáte asesorar.

Cumpliendo los pasos anteriores es del todo imposible que no causes una magnífica impresión al destinatario o destinataria de tu regalo, que se sorprenderá y te agradecerá sinceramente el interés que has puesto y el cuidado de todos los detalles. Es el momento de sentirse satisfecho y de disfrutar del placer del trabajo bien hecho. Felicidades a ti también.