16 de diciembre de 2016. Escrito por Detalles. Estás en Blog: Te interesará

Comparte esta entrada

Historia del regalo de Navidad

Cada vez la campaña comercial de Navidad comienza antes: las luces y adornos de las calles, los anuncios de las grandes cadenas, de las burbujas de cava o del sorteo del Gordo, el lanzamiento de productos novedosos o las promociones de telefonía nos invitan casi con un mes de antelación a comprar y consumir. Esto ha hecho que surjan voces muy críticas que consideran que la Navidad se ha convertido exclusivamente en una gran campaña publicitaria destinada al consumo desmedido, perdido ya todo sentido religioso.

Raíces paganas

En realidad, la Navidad tiene unas raíces paganas, como la mayoría de nuestras fiestas religiosas, y tanto en sus más remotos orígenes como en la posterior conversión en celebración cristiana, el regalo está presente y tiene una función fundamental. Las civilizaciones más antiguas celebraban en estas mismas fechas el solsticio de invierno, esto es, la noche más larga del año en la que, no obstante, el sol no consigue ser vencido, lo que en época romana se conoció como el “dies solis invictus”, es decir, el día del sol invicto. Las Brumales y la Saturnales eran las fiestas romanas, derivadas de las Leneas griegas, dedicadas repectivamente a Baco y Saturno con motivo del solsticio de invierno y caracterizadas por celebraciones con comida y vino y en las que se presentaban ofrendas a los dioses. Algunos investigadores creen que también era costumbre el intercambio de presentes y la entrega de pequeños regalos a los niños, si bien otros consideran que la aparición de esta última práctica se produjo en la conversión de esta fiesta pagana a cristiana para facilitar precisamente esa transición.

Festividad religiosa

Navidades DetallesFue el emperador romano Constantino (306-337) quien legalizó el cristianismo en el año 313 y se convirtió a esta religión, y se calcula que fue hacia el año 330 cuando la Iglesia eligió el 25 de diciembre como fecha para conmemorar el nacimiento de Cristo, dato que no se halla en el Nuevo Testamento y que se hizo coincidir con una de las principales celebraciones paganas. Los que sí figuran en el Nuevo Testamento son los Reyes Magos y los presentes que llevaron al a Jesús como muestra de respeto y celebración de su nacimiento, costumbre que se mantiene con fuerte arraigo en España.

En muchos países de cultura cristiana no son los Reyes Magos, sino el propio Niño Jesús el que trae los regalos en Navidad; en otros, el encargado de la tarea es San Nicolás, Santa Claus o Papá Noel, personajes de diferentes tradiciones que han ido a confluir en uno solo y que, como encantador repartidor de juguetes entre los niños, tiene su origen remoto en San Nicolás de Bari, nacido en Mira (actual Turquía) en el s. IV, obispo que se hizo famoso por su generosidad especialmente con los niños. Pero es cierto que la fisonomía del personaje y sus características tal y como ahora lo conocemos no van más atrás del siglo XIX, aunque, como vemos, hunde sus raíces en una tradición secular.

Ahora quizá puedas seguir disfrutando del placer de regalar y de recibir regalos sabiendo que tienen una significación más profunda, ya sea pagana o religiosa, y que no dejarse arrastrar por las campañas comerciales no significa renunciar al deseo de proporcionar felicidad a quienes te importan.

Si quieres ver algunos consejos para regalar en estas fechas, ven a nuestra tienda Detalles (contacto) o mira “Regalos de Navidad” [pincha aquí].